Alteración del olfato y del gusto en COVID-19

Durante la infección por COVID-19, uno de los síntomas que puede aparecer de manera temprana es la alteración en la percepción de los olores y sabores.


El sentido del olfato puede desaparecer completamente (anosmia) o parcialmente (hiposmia) lo que puede tener grandes repercusiones en la percepción de los sabores (ageusia). Esta alteración en el sentido del olfato suele aparecer de manera brusca y aunque casi siempre se asocia a alteraciones en el sentido del gusto, puede ser la única manifestación de la infección por COVID-19, sobre todo en personas jóvenes.


En la mayoría de los casos suele ser un síntoma pasajero que se recupera en un lapso de días, aunque en algunas personas puede durar semanas e incluso meses sin que esto signifique que la enfermedad continúa o que el virus está activo en nuestro organismo.


¿Cuánto tiempo dura la pérdida del olfato?


La mayoría de los pacientes (cerca del 80%) se recupera espontáneamente en más o menos un mes desde el inicio de los síntomas. Sin embargo, pueden permanecer más tiempo con una ligera pérdida del olfato.


Un pequeño porcentaje de personas puede tener alteraciones por más de 4 semanas. A pesar de que no hay un tratamiento médico específico para los casos persistentes, se pueden realizar algunos ejercicios de entrenamiento olfatorio para activar la memoria olfativa en estos casos.


Estos ejercicios consisten en una exposición durante 10 segundos a ciertos olores seleccionados, acompañando el ejercicio de oler con la visualización de la imagen a la cual corresponde el olor (ejemplos de olores pueden ser: limón, anís, vinagre, eucalipto y rosa). Los ejercicios se deben realizar dos veces al día por al menos 3 meses.


¿Puede alterar mi alimentación la falta de olfato y gusto?


Puedes notar que las comidas saben y huelen de manera diferente o simplemente han perdido el olor y sabor, lo que puede llevar a disminución de la sensación placentera de ingerir los alimentos, provocando falta de apetito. Si esto se perpetúa en el tiempo, puede llevar a una pérdida de peso y deficiencia de nutrientes necesarios para una salud adecuada.


¿Qué alteraciones puedo encontrar en el sabor de las comidas?


La comida puede tener un sabor simple, salado, dulce o metálico. Estos cambios suelen durar poco tiempo y poco a poco se van recuperando.


¿Qué puedo hacer para recuperar el sentido del gusto?


En la actualidad no se cuenta con un tratamiento médico específico para este síntoma, pero puedes probar los siguientes consejos para mejorar la percepción del sabor de los alimentos:


1. Es importante elegir alimentos que te gusten y que sean saludables, también puedes mejorar la percepción de la comida con una buena presentación del plato.


2. Evita comer comida con excesiva cantidad de calorías o comida chatarra.


3. Experimenta con diferentes sabores, texturas y temperaturas de los alimentos para ver cuál encuentras más agradable.


4. Elige los alimentos fríos o a temperatura ambiente sobre los calientes.


5. Intenta marinar las carnes con sazonadores agridulces para potenciar los sabores.


6. Agrega sazonadores con olores o sabores fuertes a la comida como las hierbas aromáticas.


7. Prueba bebidas con sabores fuertes o agrios como los cítricos (naranja o limón).


8. Durante la recuperación de COVID es importante una buena ingesta de proteínas saludables. Debes tener en cuenta que los alimentos ricos en proteínas pueden adquirir un sabor amargo o metálico. Además, los suplementos de proteínas pueden producirte llenura o náuseas, por lo que debes evitarlos en grandes cantidades.


9. Si tienes náuseas, puedes comer comida suave y fácil de digerir, como pollo, pescado, puré y arroz. Puedes ingerir una menor cantidad de alimentos fraccionando las comidas en 5 tomas al día en vez de las tres habituales.


10. Si tienes la sensación de boca seca, es recomendable hidratarte adecuadamente y enjuagarte la boca frecuentemente con agua de ser necesario. Evita los enjuagues bucales a base de alcohol.


11. Puedes chupar caramelos de menta para refrescar la garganta después de los alimentos y estimular la papilas gustativas.


12. Si al comer notas que los alimentos tienen un sabor metálico, prueba comer con cubiertos de plástico en lugar de metal y usa vasos de vidrio para beber.


13. Mantén tu boca limpia y saludable cepillándote los dientes frecuentemente.



Recuerda que, aunque la pérdida del olfato y del gusto por COVID-19 es un síntoma relativamente frecuente, suele mejorar con el tiempo. Además, los resultados de estudios de investigación sobre el tema han demostrado que es poco probable esta alteración sea permanente.