¿Cómo funciona nuestro sistema inmune?

Actualizado: feb 5

Todos los días estamos expuestos a patógenos (agentes que pueden causarnos enfermedades como los virus, bacterias y hongos), pero nuestro organismo tiene diferentes mecanismos de defensa para evitar que éstos entren o se propaguen dentro de nosotros y nos produzcan enfermedades.


Estos causantes de infección entran a nuestro organismo a través de nuestras vías respiratorias, mucosas y de la piel (que son las principales barreras superficiales de protección de nuestro cuerpo).


Estas barreras producen sustancias y moco que evitan la unión y fijación de los microbios. Si estas barreras fallan o se rompen, entran en acción los siguientes niveles de defensa, la respuesta inmune innata o natural y la respuesta inmune adaptativa o adquirida .


La respuesta innata es la primera en defendernos, es heredada y se encuentra desde el nacimiento. Esta respuesta carece de memoria inmunológica. Es decir, permanece sin cambios, independientemente de la frecuencia con la que nos expongamos al agente agresor.

La respuesta adaptativa se desarrolla después de la exposición a los microorganismos y puede aumentar con cada exposición (produciendo anticuerpos) y desarrolla memoria para defendernos contra el mismo tipo de infecciones en el futuro.


Las vacunas se han desarrollado con partes atenuadas o inactivadas (que no producen la enfermedad) de un patógeno específico que provoca una respuesta inmunitaria de memoria en el cuerpo, produciendo anticuerpos antes que nos expongamos a la infección.