Suplementos de vitaminas y minerales para prevenir o tratar las infecciones respiratorias

¿Debo tomar algún suplemento para prevenir las infecciones respiratorias? Durante los últimos meses esta ha sido una de las preguntas más frecuentes de los pacientes en la consulta de neumología. Y en particular, sobre la vitamina C, la vitamina D y el zinc, por lo que, después de revisar la literatura médica al respecto, te comento los detalles más importantes sobre sus funciones y el papel que desempeñan estas tres sustancias en la prevención y el tratamiento de las infecciones respiratorias.


Las vitaminas son sustancias que necesitamos para crecer y desarrollarnos adecuadamente. Cada vitamina tiene funciones específicas. El cuerpo puede sintetizar algunas vitaminas como la D y K, pero la mejor forma de incorporar las vitaminas a nuestro cuerpo es por medio de la alimentación.


La ingesta adecuada de vitaminas garantiza un buen funcionamiento de nuestro organismo y de nuestro sistema inmune, por lo que su deficiencia produce enfermedades y problemas de salud. Sin embargo, no hay evidencia de que los suplementos vitamínicos sirvan como tratamiento o para prevenir las infecciones respiratorias, entre ellas la COVID-19.


1. Características de la vitamina C

  • Tiene funciones antioxidantes.

  • Participa en la absorción del hierro (por lo que su deficiencia puede producir anemia).

  • Ayuda en la producción de proteínas necesarias para formar la piel, los vasos sanguíneos y ayuda a sanar las heridas.

  • Tiene importancia en la síntesis del colágeno de ligamentos y tendones.

  • Juega un papel fundamental en el sistema inmunológico.

  • Como nuestro cuerpo no produce ni almacena la vitamina C, es necesario obtenerla de los alimentos.

  • Una dieta balanceada que incluya frutas y verduras es una fuente suficiente de vitamina C para nuestro organismo. Consumir 5 porciones de frutas y vegetales al día provee mas de 200mg de vitamina C, suficiente para cubrir las necesidades diarias.

  • Cocinar los alimentos puede reducir la concentración de vitamina C, por lo que es recomendable comer las frutas y verduras crudas o sin cocinar.

  • La exposición al sol de los alimentos puede disminuir la concentración de esta vitamina en ellos, por lo que es preferible tomar jugos de frutas que no estén empacados en botellas claras o transparentes.


¿Quiénes pueden necesitar mayor ingesta de vitamina C en la dieta?

Algunas personas tienen necesidades más altas de vitamina C, como es el caso de:

  • Fumadores.

  • Embarazadas.

  • Mujeres en lactancia.

2. Características de la vitamina D

  • Es una vitamina que se encuentra en pocos alimentos (Vitamina D2), por lo que muchos están fortificados. También se produce en nuestro organismo cuando recibimos los rayos ultravioleta del sol a través de nuestra piel (vitamina D3). Después de ingresar a nuestro cuerpo por la dieta o la piel, debe pasar por varios procedimientos para cumplir su función.

  • Promueve la absorción de calcio en el intestino, mantiene las concentraciones de calcio y fósforo adecuadas permitiendo la mineralización adecuada de los huesos, el crecimiento óseo y junto con el calcio, previene la osteoporosis.

  • Participa en la reducción de inflamación y el sistema inmune, mejorando la inmunidad innata, también interviene en el metabolismo de la glucosa.

  • Su deficiencia se ha visto asociada a un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes, lupus, artritis y riesgo aumentado de cáncer.

  • La vitamina D se encuentra en alimentos como los pescados ricos en grasa (salmón, trucha, tuna), en los aceites de hígado de pescados, el queso, el hígado, la yema de huevo y los hongos.

Niveles normales de vitamina D

El nivel de 25- hidroxi vitamina D total (D2+D3) , es el principal indicador de las concentraciones de vitamina D en nuestro cuerpo y se puede medir con un examen de sangre.

  • Niveles de 75 nmol/L (30ng/ml) se consideran adecuados para la mayoría de las personas.

  • Niveles de 50-75 nmol/L (20 a 30ng/ml) se consideran insuficientes.

  • Niveles menores a 50 nmol/L (20 ng/ml) se consideran deficientes y pueden producir debilidad en los huesos y osteoporosis.


El sol y la vitamina D

La exposición al sol es un factor que influye casi en el 80% de la producción de vitamina D.


No hay unas guías definitivas de cuánto tiempo es necesaria la exposición al sol, pero se recomiendan exposiciones cortas de 5 a 30 minutos, cerca de las 10 am a 4pm al menos dos veces a la semana.


Recordemos que la exposición prolongada al sol puede producir problemas de salud que incluyen el cáncer de piel, por lo que no es recomendable excederse y aunque el bloqueador solar disminuye la producción de vitamina D, es recomendable utilizar un factor de protección solar de al menos 15 o más.


Factores que afectan la producción solar de vitamina D

La capacidad de producción de vitamina D por medio de los rayos del sol disminuye con la edad, y es menos efectiva en los adultos mayores. También afectan la producción algunos factores como la hora del día, la época del año y el color de la piel, siendo más afectadas las personas de piel oscura.


¿Quiénes tiene mayor riesgo de tener deficiencia de vitamina D?

  • Adultos mayores.

  • Personas con limitada exposición al sol.

  • Personas con piel oscura.

  • Alteraciones en la absorción de grasas (Enfermedad Celiaca, Colitis Ulcerativa, Enfermedad de Crohn, Fibrosis Quística).

  • Cirugía bariátrica.

  • Obesos.


La vitamina D es una vitamina muy importante en nuestro organismo. Hasta la fecha no se ha demostrado que tomar suplementos disminuya el riesgo o que sirva como tratamiento para las infecciones respiratorias y el efecto beneficioso de estos suplementos sólo se observa si hay deficiencia de esta vitamina.


Consulta con tu médico si estás dentro del grupo de personas que pueden tener riesgo de concentraciones inadecuadas de esta vitamina en el cuerpo o riesgo de osteoporosis.




3. Características del Zinc

  • Es un mineral esencial que como no se almacena en el cuerpo, requiere una ingesta diaria en los alimentos.

  • La mayoría de las personas pueden obtener la cantidad necesaria de zinc con una dieta balanceada.

  • Tiene una función primordial en la síntesis de proteínas, curación de las heridas, buen funcionamiento del sistema inmune, participa en el crecimiento y desarrollo de niños y adolescentes.

  • La mayor fuente de zinc se encuentra en las ostras. También se encuentra en las carnes rojas, las aves, el cangrejo, las langostas y los cereales fortificados.

  • Si se toma demasiado zinc por mucho tiempo, se pueden tener niveles bajos de cobre, alteración en la inmunidad y bajos niveles de colesterol bueno (HDL).

  • El zinc puede alterar la concentración de algunos antibióticos, por lo que es recomendable tomar los antibióticos al menos 2 horas antes del zinc.

  • Los diuréticos aumentan la excreción de zinc por la orina.


¿Quiénes pueden tener riesgo de deficiencia de zinc?

  • Vegetarianos (deben ingerir 50% más de zinc).

  • Adultos mayores.

  • Personas con cirugía bariátrica .

  • Enfermedades gastrointestinales como la Colitis Ulcerativa o la Enfermedad de Crohn.

  • Alcoholismo (el alcohol disminuye la cantidad de zinc que se absorbe y aumenta la cantidad que se excreta por la orina).

  • Enfermedad de células falciformes.

  • Mujeres embarazadas o en lactancia.


Su deficiencia se ha visto asociada a un mayor riesgo de desarrollar neumonía y otras infecciones. También se ha observado que la ingesta de zinc puede ser un factor que disminuye la duración de los resfriados. Sin embargo, aún no se ha podido demostrar científicamente que sea un tratamiento adecuado para combatir las enfermedades respiratorias.


En conclusión


La vitamina C, la vitamina D y el zinc son sustancias necesarias para que nuestro sistema inmunológico trabaje adecuadamente y pueda defendernos de enfermedades respiratorias. Llevando una dieta balanceada podemos obtener los requerimientos diarios necesarios. Sin embargo, si al leer este artículo detectas que no consumes la cantidad suficiente de alimentos o estás dentro de los grupos de riesgo de tener deficiencia de estas vitaminas, debes consultar con tu médico, quien te indicará si es adecuado tomar algún suplemento adicional.